Mezquita-Catedral

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

 

160x300-blog-feather7px-Mezquita-catedral

Afirma el Profesor Ruiz Cabrero que "al entrar en la Mezquita-Catedral, circunstancias como la temperatura, la luz o la repetición de las columnas y los arcos definen el ambiente. Pero, por encima de todo, hay un aire de misterio: el misterio de lo religioso, la certeza de que en este lugar hubo siempre un pueblo rezando....Y, sobre todo, el misterio de lo exótico, de una cultura que un día fue nuestra y hoy es lejana y antigua". Ese recogimiento, casi místico, nos envuelve, subyuga y nos hace sensibles a la percepción del menor ruido: cuando se rompe el silencio, algo esencial desaparece.

Construida entre los siglos VIII y X y transformada en Catedral de Santa María en el XIII, no resulta fácil adivinar, desde el exterior, la variedad de elementos que forman el edificio y la asimetría de su disposición, lo que hace que su distribución interna sea algo poco común. Unica Mezquita-Aljama conservada en España, es considerada el más importante monumento islámico de Occidente, al mismo tiempo que el último gran edificio helenístico de la Historia del Arte (Pr.Dr. Nieto Cumplido).

A consecuencia de la consolidación de Abderrahmán I en el poder, se consideró necesaria la construcción en Córdoba de una Mezquita Aljama, símbolo de la nueva situación. Así, en un pequeño promontorio, no lejos del río Guadalquivir, empezaron en el 785 las obras. La nueva construcción vendría a ocupar el espacio que dejaba libre la demolición del cenobio visigótico dedicado a S.Vicente -utilizado por los musulmanes como mezquita en un primer momento-. Como dato destacable se puede mencionar el hecho de que no pocos autores han especulado con la hipótesis de que ese lugar había sido ya utilizado por las culturas anteriores como sitio de oración. En tal sentido, la presencia de unas columnas miliarios en el Patio de los Naranjos, mencionando a Jano Augusto, parece testimoniar la posible ubicación allí de un templo romano. Por otra parte, Nieto Cumplido cita fuentes musulmanas que hacen alusión a un templo judío levantado por el Rey Salomón.

Bajo el Gobierno de Abderrahmán II se produjo un auge político y económico que trajo consigo un aumento de la población, quedando pequeño el oratorio para el número de fieles que acudían a él. En consecuencia, el Emir se vio obligado a ordenar una ampliación de la Aljama. Las obras comenzaron en el 833.

En 962 Alhakem II dio comienzo a una nueva ampliación de la Mezquita Aljama, obra necesaria por el incremento de la población, así como por una cierta inquietud social, en opinión del profesor J. Dodds.Considerada la más importante de todas las extensiones, la de Alhakén, introdujo un nuevo orden espacial que, sin romper la unidad estructural existente, creó novedades propias de un arte en su mayor apogeo, solventándose de paso el difícil problema que esta ampliación iba a conllevar.

El cambio más importante se produjo cuando los arquitectos de Alhaken II construyeron unos sofisticados lucernarios con la ayuda de altas cúpulas de estructura nervada, que iban a tener una decisiva influencia tanto sobre la planta como en el aspecto de los espacios interiores, dado que alteraban las condiciones de iluminación de los mismos. Cúpulas y lucernarios facilitaban el camino hacia el Mihrab, por un lado, creando, por otro, espacios independientes y autónomos susceptibles de ser apreciados en sí mismos a pesar de estar apoyados por la genérica trama de columnas de la Mezquita (Pr. Dr. Rafael Moneo).

Un aumento demográfico y el deseo de atraerse a los alfaquíes para demostrar sus sentimientos religiosos, llevó a Almanzor a ordenar, en el año 987, una nueva ampliación de la Mezquita.

El 29 de junio de 1.236, tras la reconquista de la ciudad, y, por mandato del Rey Fernando IIl, El Santo, la Mezquita, en su totalidad, fue consagrada como templo cristiano, quedando convertida en la Catedral de Sta.María Madre de Dios en 1.238. La Capilla Mayor actual es el resultado de la intervención propuesta en 1.523 por el obispo D.Alonso Manrique, a su llegada a la sede episcopal de Córdoba.